FORO DE LOS PUEBLOS LIBRES

Documento político de Corrientes



Identidad histórica de los Pueblos Libres


    Los revolucionarios populares, de mayo de 1810, Moreno, Castelli, Belgrano y los 'chisperos' French y Beruti en Buenos Aires, fueron derrotados por los cabildantes, que José Ingenieros definió como, 'las oligarquías municipales'. Estas oligarquías, de Buenos Aires y de las capitales de las provincias del interior, conformaron la Junta Grande, ampliando el poder político de los conservadores 'saavedristas'. Moreno renuncia, para evitar el enfrentamiento entre los milicianos de los chisperos y el ejército de Patricios de Saavedra. Luego, Moreno fue envenenado en ultramar y Castelli murió encarcelado en Buenos Aires.


Estos ideales revolucionarios vuelven a vivir con el éxodo oriental, en octubre de 1811, más de 15.000 criollos, charrúas, guaraníes, pardos, morenos, milicianos correntinos, misioneros, entrerrianos y orientales, le siguen a Artigas rechazando la traición del Triunvirato que entregó, la Banda oriental y el territorio entrerriano, a los realistas.


Aquí, la 'identidad popular' está claramente definida en estos sujetos sociales que sufren las asimetrías político-sociales de la dominación: los oprimidos, discriminados, excluidos y explotados; son los pobres que luchan por su liberación como Pueblo.







Disputa política: Oligarquía o Democracia


La confrontación entre las oligarquías municipales y el movimiento democrático, de los pueblos de la región, marchó por dos procesos constituyentes contrapuestos que culminaron en dos Congresos:


Uno, el Congreso de la Liga de los Pueblos Libres, realizado el 29 de junio de 1815 en Concepción del Uruguay (Entre Ríos) donde representantes de los pueblos de Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y la Banda Oriental, conformados en aquella Liga federal, declararon la independencia de todo poder extranjero y como sistema de gobierno el republicano democrático federal. La representación al Congreso se determinó por asambleas de los pueblos, incluidos los originarios. Quienes aprobaron una Reforma Agraria para que los “más infelices, indios, gauchos y criollos pobres, sean libres”. Y un Reglamento de Aranceles, protegiendo la producción y el consumo interno de los pueblos de la Liga.


Otro fue, el Congreso de Tucumán, realizado el 9 de julio de 1816, donde participaron representantes de los Cabildos municipales, de las capitales del resto de las provincias; allí, declararon la independencia y no pudieron acordar el sistema de gobierno, en el que hubo dos propuestas: Belgrano propuso, monarquía Inca con capital en Cuzco y Anchorena, monarquía borbónica con capital en Buenos Aires.


La Liga fue derrotada militarmente. Las milicias de los Pueblos Libres debieron enfrentar a los ejércitos “monárquicos” del imperio portugués, español y porteño. Artigas terminó exiliado en el Paraguay y Andrés Guacurari preso en Río de Janeiro.







Procesos democráticos


Cada proceso de democratización de la república, en nuestro país, fue violentado por las oligarquías, con golpes de Estado. Con Dictaduras, cuyos objetivos fueron: destruir a los movimientos populares, a los constituyentes democráticos, y mantener e incrementar sus poderes económicos, financieros.


Así fue con la Constitución del 49, con la cual el movimiento popular avanzó en: los derechos políticos sociales de los trabajadores, la igualdad jurídica del hombre y la mujer, las normas sobre nacionalizaciones y la función social de la propiedad. Estas definiciones fueron suficientes para que la oligarquía histórica reaccione con el golpe de Estado del 55 y la Constitución fue derogada por Decreto.


Volvieron, de esta manera, a poner en vigencia la Constitución de 1853, por la cual se constituyó la República, pero una 'república no-democrática', expresada en su artículo 22°: 'El pueblo no gobierna ni delibera, sino a través de sus representantes'.


El golpe de Estado del '76, creó las condiciones para que en los noventa pudieran realizar los cambios estructurales del neoliberalismo. Estos cambios fueron realizados con el mismo proceder, en toda América Latina, estableciendo 'reformas del Estado'. En la Argentina, producto de las “relaciones carnales” con EEUU, convirtieron los Estados nacionales en 'repúblicas dependientes de los poderes económico-financieros internacionales'.


Esta Dictadura fue la más clara definición política de la oligarquía en el poder, destruyendo a los sujetos populares, con asesinatos y desapariciones. Donde, la oligarquía histórica de nuestro país asumió directamente la política económica, para beneficio de su clase; con José Martínez de Hoz, perteneciente a la familia fundadora de la Sociedad Rural, quienes financiaron el genocidio de pueblos originarios con la “conquista del desierto” del General Roca, quedándose, como contrapartida, con cientos de miles de hectáreas del territorio de los pueblos pampas.







Constituyentes populares


Democratizar la República requiere democratizar la Constitución. Así, lo hicieron en este tiempo, Venezuela, Bolivia y Ecuador. Las reformas políticas realizadas fueron para avanzar en el ejercicio de la soberanía de los pueblos; y fueron el resultado de procesos constituyentes democraticos del '“'pueblo libremente organizado.


Estamos en un momento extraordinario de identidad popular en América Latina, a partir de haber derrotado el proyecto imperialista, ALCA, en el 2005. No debemos olvidar que la disputa contra el poder neoliberal-capitalista internacional y sus cómplices internos, es una disputa cultural.


De aquí que, en nuestra región histórica de los Pueblos Libres, tenemos la oportunidad de avanzar, política y socialmente, en la construcción de soberanía popular; y, con ello, vencer al conservadurismo oligárquico, anti-democrático.


El Foro de los Pueblos Libres, es un desafío del movimiento popular hacia la segunda y definitiva independencia de nuestros pueblos. Tenemos la raíz cultural de los artigueños, confluencia de los originarios con los gauchos (criollos, mestizos y pardos), que lucharon por la liberación de los pueblos. Identidad que nos fortalece para cumplir con el legado revolucionario de la Liga de los pueblos libres, el de constituir una real democracia federal de Soberanía popular.


Consideramos, que las resoluciones del Congreso de 1815 son ejes que abarcan los temas que necesitamos debatir, para darnos propuestas desde nosotros para el desarrollo. Cada una de aquellas resoluciones, nos interpela, política, social y económicamente en nuestra disputa cultural, regional, nacional y latinoamericana.



Estas resoluciones fueron:

•  Independencia de todo poder extranjero. Soberanía Nacional.

•  Soberanía particular de los Pueblos. Soberanía Popular.

•  Unidad política Federal de los Pueblos. República Democrática Federal.

•  Reglamento de Tierras. Reforma Agraria, función social de la tierra.

•  Reglamento de Aranceles. Protección de la producción y el consumo interno.








Actual proceso de Democratización


Aquel camino marcado por el movimiento revolucionario de hace 200 años, fue el que asumimos para derrotar el ALCA: con la fuerza de los pueblos movilizados y la decisión política de los presidentes Chávez, Lula y Kirchner en el 2005.


Luchar contra las políticas neoliberales del imperio fue, y sigue siendo, nuestro punto de unidad política, que nos llevó a la constitución de UNASUR y la CELAC, sobre la clara influencia y decisión política de los países del ALBA y del MERCOSUR social.


La actual crisis del capitalismo es una crisis de múltiples dimensiones: financiera, productiva, climática, alimentaria, energética y político-ideológica; es decir, es una crisis civilizatoria que amenaza la vida de la humanidad y del planeta. El orden neoliberal-capitalista imperante pone al desnudo todas sus miserias y los centros de poder se desmoronan.


En la última declaración de la Cumbre De Los Pueblos, en el marco del Río+20, los movimientos sociales expresaron los principios y las definiciones políticas-sociales que expresan la respuesta de los movimientos a las crisis que genera el sistema. «Los movimientos sociales y populares, sindicatos, pueblos, organizaciones de la sociedad civil y ambientalistas, reunidos en Río de Janeiro, declaramos que: 'Las alternativas están en nuestro pueblo, nuestra historia, nuestras costumbres, conocimientos, prácticas y sistemas de producción, que debemos mantener, mejorar y lograr una escala como proyecto contra-hegemónico y transformador'»


Con esta identidad Cultural, nos convocamos al Foro de los Pueblos Libres para avanzar en el proceso de construcción democrática, de organización y empoderamiento comunitario. Enfrentamos el peligro de la clase dominante, de los sujetos que fueron partícipes de la Dictadura y del neoliberalismo de los noventas, que constituyen las 'derechas neoliberales' que resisten el actual proceso de democratización latinoamericano y pretenden volver a gobernar el Estado, como lo hicieron, contra los pueblos.


'El modelo de colonización impuesto por los países del norte se basa en el saqueo y el sometimiento de nuestros pueblos, en el sabotaje a los procesos de emancipación, en el Neo Golpismo usando perversamente falsos argumentos democráticos, en la perversión de la democracia para el enriquecimiento de pocos' (Manifiesto de Cochabamba -2013).



Nuestro desafío es profundizar la democracia, avanzar en soberanía popular, para vencer al conservadurismo y construir proyectos concretos sobre la base de las resoluciones históricas del Congreso de la Liga de los Pueblos Libres.